Ministro Guillermo Silva: “Las declaraciones de la subsecretaria causaron molestia porque no son afirmaciones que deba realizar una autoridad como ella”

Ago 13, 2020 | Entrevistas

Créditos Imagen : Poder Judicial

“La ministra Silvana Donoso era la presidenta de la comisión (de libertad condicional), pero la integraban, además, otros jueces penales. Si hubo algún error, habría sido de todos”, planteó Guillermo Silva en esta primera parte de la entrevista dada a En Estrado. También se refirió a la pena de muerte: “Sería un error volver a establecerla. Es ir contra los tiempos. Si seguimos en ese camino podemos llegar en un tiempo más al ojo por ojo, diente por diente, y eso no puede ser”.

Andrés López Vergara, En Estrado.

Fue un Pleno tenso el realizado el pasado lunes en la Corte Suprema. Fue su presidente, Guillermo Silva, quien llevó la carta de la subsecretaria Carol Bown en la que pedía disculpas por sus declaraciones a raíz de la libertar condicional en 2016 que recibió el principal imputado por el homicidio de Ámbar. «Tenemos que ver cuál es la forma de sancionar a un juez que, por su ideología o por sus ideas, se transforma en un peligro para la sociedad», planteó el fin de semana.

La reacción fue fría, parecida a la ley del hielo, y la molestia evidente. Una grieta en la relación del Ejecutivo con el Poder Judicial. Pero no de mucha profundidad, dado que el interés, de acuerdo con lo que señaló Silva a En Estrado, es seguir trabajando juntos en este complejo momento que vive Chile.

Temas como las críticas a la magistrada Silvana Donoso, los cambios a la ley de libertades condicionales y la reaparición del debate sobre la pena de muerte son desarrollados por la máxima autoridad del Poder Judicial en esta primera parte de la entrevista realizada por En Estrado.

-¿Cómo tomó el Pleno los dichos de la subsecretaria de la Niñez, Carol Bown?.

-Las declaraciones de la señora subsecretaria por supuesto que causaron molestia en la Corte Suprema. Porque no son afirmaciones que deba realizar una autoridad como ella. Como todas las personas podemos equivocarnos, no somos infalibles, ella cuando se dio cuenta de su error hizo llegar a través de mí, sus disculpas a la Corte Suprema. Las llevé al Pleno y las dio por recibidas, no hubo una manifestación si se aceptaban o no. Junto con eso, el Pleno valoró las declaraciones que habían realizado ministros de Estado rectificando esos dichos.

-¿De qué manera quedan las relaciones con el gobierno desde ahora? ¿Se normalizan o seguirá la molestia hasta que vean una señal concreta más allá de buenas palabras?

-Las relaciones siguen buenas como siempre. Como dijo un ministro en el Pleno, las autoridades podemos molestarnos con las declaraciones de otras, pero no enojarnos.

-¿Corresponde que otro poder del Estado se refiera en esos términos a los magistrados?

-No quiero hacerle una crítica a la señora subsecretaria, porque yo también me he equivocado cuando he realizado declaraciones. Ella pidió las disculpas correspondientes y el problema ya pasó. El momento que está viviendo este país amerita dejar de lado nuestras diferencias y enfocarnos en una sola cosa.

-La subsecretaria también planteó que había voces, a raíz del caso de Ámbar, que hablan de una reposición de la pena de muerte ¿Qué le parece que se hable de revivir una ley que va en contra de los tratados sobre protección de los derechos humanos?

-La pena de muerte es una etapa superada. Sería un error volver a establecerla. Es ir contra los tiempos. Si seguimos en ese camino podemos llegar en un tiempo más al ojo por ojo, diente por diente, y eso no puede ser.

-¿Qué le puede decir a esas personas que piden la reposición?

-Yo les puedo decir que la humanidad ha ido avanzando en diversos aspectos y más que esa finalidad punitiva que tenía el Derecho Penal, el que ha evolucionado, ahora deben buscarse maneras de rehabilitar a los delincuentes, que es una tarea muy difícil, para poder reinsertarlos en la sociedad.

-Esas posturas se amplifican a raíz de las redes sociales.

-Se amplifican porque la gente reacciona así sin meditar las cosas. Se deja llevar por las emociones del momento. Si uno es racional, no puede compartir lo que dicen las redes sociales en ese tipo de cosas.

Libertad condicional

-¿Cree que hubo un linchamiento público de la ministra que presidió la comisión que le dio la libertad condicional en 2016 a Hugo Bustamante?

-Se la ha tratado muy mal. Yo no conozco los antecedentes en que se basó la comisión para otorgar el beneficio de la libertad condicional. He sabido extraoficialmente que ella se ajustó a las exigencias objetivas que establece la ley, que en ese tiempo era mucho más permisiva que la ley actual. Esto, a raíz de lo que pasó con el excesivo otorgamiento de libertades condicionales esa época, por las comisiones, se modificó y se establecieron exigencias más severas.

-¿Es justo que se personalice en ella la decisión, siendo que fue un grupo de jueces el que tomó la resolución?

-La ministra Silvana Donoso era la presidenta de la comisión, pero la integraban, además, otros jueces penales. Si hubo algún error, habría sido de todos.

-¿Qué cambios haría a la ley de libertad condicional?

-Gran parte de la solución del problema viene por el establecimiento de los tribunales de ejecución de penas porque en nuestro país estamos acostumbrados a parchar leyes. Ahora, si se crean, tendrían que ser nuevos. Si su competencia se la entregan a los actuales, ya bastante recargo tenemos ahora con lo que pasa en los juzgados de familia, como para recargar nuestros tribunales penales. ¿Cómo se puede endurecer la ley de libertad condicional? Ampliando los plazos de cumplimiento efectivo de pena para optar al beneficio, haciendo que no puedan acceder a este los condenados por delitos graves como robos con violación, homicidio calificado, delitos sexuales contra menores, etc. O suprimir otras exigencias actuales que son demasiado benevolentes. Ese es el camino de los legisladores y si podemos colaborar, por supuesto que lo haremos.

-¿Dónde se perdió el camino? Porque este tema es antiguo y al parecer en Chile tiene que ocurrir algún hecho grave para reactivar temáticas relevantes que fueron relegadas, escondidas debajo de la alfombra. 

-Yo expuse en el Senado en 2008 (tras su nominación) y ya se me preguntó, por los parlamentarios que me interrogaron, mi opinión sobre los tribunales de cumplimiento de penas y les di una opinión favorable. Y ellos valoraron mucho eso. Imagínese, era el año 2008, y no ha pasado nada. A lo mejor esta es la ocasión, no me corresponde ni quisiera criticar al Poder Legislativo, pero tenemos la mala costumbre de legislar según los casos que se vayan produciendo. A raíz del caso Spiniak, se endurecieron las penas contra los delitos sexuales contra menores; en su época a raíz de los condenados a muerte en Viña del Mar se endurecieron las penas de los robos; y ahora a raíz de esto, es la oportunidad entonces de llevar a cabo esos proyectos que se han hecho sobre los tribunales de ejecución o cumplimiento de penas.

-El Estado le pide a un reo se rehabilite, siendo que en los penales chilenos no están las condiciones para una rehabilitación real, hay hacinamiento, problemas de seguridad. Se exigen objetivos a los reclusos para optar a esto beneficios, pero el Estado no le da las herramientas para lograrlos. ¿En ese escenario cómo evitamos que ocurra lo que pasó con Hugo Bustamante?

-Hay que crear los medios que permitan la rehabilitación real de los favorecidos con estos beneficios. Lo que ocurre también es que a ellos se les deja de realizar un seguimiento. Gendarmería tiene mucho trabajo con el cuidado de los reclusos y se le asignan otros cometidos que se les hace muy difícil cumplirlos. La persona que obtiene la libertad condicional es muy difícil hacerles los seguimientos posteriores, si es que cumplen con los planes de rehabilitación, pero la mayoría de los sujetos los hacen por un tiempo y después dejan de cumplir, nadie más se preocupa de ellos. Lo ideal sería que se rehabilite al delincuente. Si no contamos con los medios, debemos preocuparnos de tenerlos de alguna manera.

-¿Podrían sacar adelante estos juzgados de ejecución de penas si es que no se crean nuevos tribunales, cupos y jueces?

-No, porque esa es una tarea que no nos corresponde. En ninguna parte de la ley se nos asigna esa responsabilidad. La tarea se nos asigna por intermedio de la ley sobre libertad condicional, que es integrar estas comisiones que deciden si se da o no. El impacto no lo sé, pero a veces se gasta en cosas que no son tan necesarias y se deja de gastar en las que sí lo son.

Sename

-Algo similar ocurre con las medidas de protección y programas ambulatorios de menores vulnerados por parte del Sename, como ocurrió con Ámbar. El Estado no ha logrado protegerlos. El seguimiento del cumplimiento de estas medidas también es precario. ¿Cuánta responsabilidad de esto tiene el Poder Judicial?

-Ese un problema que tiene que ser abordado por todos nosotros. No solo por el Poder Judicial. A lo mejor, si alguna responsabilidad hay, el Poder Judicial es el que tiene menos responsabilidad. Es una problemática que debe ser tratada de una vez por todas de forma interinstitucional, sistemática, reformas profundas al sistema. Nosotros somos una parte del engranaje para eso.

-Está el Congreso, que a veces se apresura en sacar leyes sin ver los efectos, y el Ejecutivo con todos sus problemas administrativos sobre el tema…

-Y también de los recursos, que es parte fundamental. Tienen que destinarse los fondos. El Poder Judicial siempre ha tenido una preocupación constante por eso. Es fácil culpar al Poder Judicial. La jueza decreta la orden, se internan los niños en un hogar y alguna preocupación existe de que ese niño esté bien, pero la preocupación esencial no es nuestra.

-¿De quién es entonces?

-De otras autoridades. Nosotros no podemos crear recursos para que verdaderamente se cumplan esas condiciones. Piense que los jueces estamos para aplicar las leyes.

-¿Le molesta que para hablar de la situación de los menores, la rehabilitación de los reclusos, las deudas impagas de pensiones de alimentos, tenga que existir una coyuntura, un problema grave, y que estos temas no se estén revisando constantemente con normativas robustas sin errores?

-Ocurre que mientras no se presenten los problemas, creemos que todo anda bien. Cuando vienen los problemas nos damos cuenta de que algo está funcionando mal y nos viene el apuro por solucionar o tratar de evitar que esa problemática se repita en el futuro. 

| LO MAS LEIDO