El relato de una mujer que fue torturada, drogada y violada por agentes de la CNI en Villa Grimaldi: juez condena al Fisco a indemnizar con $50 millones a víctima de violaciones de DD.HH.

Sep 11, 2020 | Actualidad

Créditos Imagen : Monumentos Nacionales

Andrés López Vergara, En Estrado.

“Yo militaba en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR. Soy detenida por agentes de la Central Nacional de Informaciones el 7 de Diciembre de 1977 durante la noche en la ciudad de Viña del Mar esto producto de la detención de mi pareja H. M., quien había sido detenido ese mismo día durante la tarde, me detuvieron en un bar donde me juntaría con quien fuera mi pareja, soy llevada hasta a mi domicilio y ahí me doy cuenta que había agentes que tenían intervenido mi teléfono y que sabían todo de nosotros, los agentes que me habían detenido revisaron todo y comenzaron a interrogarme, yo tenía un laboratorio de fotografía y lo desmantelaron, me golpearon mientras me interrogaban estando en mi casa, después de haberme dado varios golpes me vendaron la vista y soy conducida al Cuartel Almirante Silva Palma de Valparaíso”.

Eso fue parte del relato de M.D que está presente en el fallo del Vigésimo Sexto Juzgado Civil de Santiago que condenó al Fisco a pagar una indemnización de $50 millones a la mujer, quien fue detenida ilegalmente el 7 de diciembre de 1977, por agentes de la Central Nacional de Informaciones (CNI) en Viña del Mar, y sometida a torturas en cuartel Silva Palma y Villa Grimaldi.

En el fallo (causa rol 28.955-2019), el juez Humberto Provoste Bachmann acogió la acción deducida, al considerar que la parte demandada reconoció tácitamente que ella fue víctima de crímenes de lesa humanidad perpetrados por agentes del Estado, imprescriptibles en el ámbito penal y civil. «Que, los hechos expuestos en el libelo pretensor, los que no fueron controvertidos por el demandado, sino por el contrario, fue tácitamente reconocida su ocurrencia, son hechos ilícitos constitutivos de delitos de lesa humanidad, contra los cuales no puede proceder oposición de excepción de prescripción alguna, sea por la vía penal, como la civil, por ofender a la humanidad en su conjunto, siendo ejecutado en el contexto de un ataque generalizado por parte del Estado y sus agentes contra la población civil, lo que se encuentra establecido en nuestro ordenamiento jurídico, mediante los tratados internacionales firmados y ratificados por Chile y el artículo 5 inciso 2° de la Constitución Política de la República, consagrándose el derecho de las víctimas y otros legítimos titulares a obtener la debida reparación de todos los perjuicios sufridos a consecuencia del acto ilícito, lo que se reconoció en virtud de la Ley N° 19.123», razona el fallo. Así, se desechó la prescripción.

Días de horror

A continuación, su relato íntegro:

 “Yo escuché en este lugar como los agentes se abrazaban y se felicitaban diciendo que tenían al segundo hombre del MIR y el más buscado de todo el país por quien era mi pareja, en este lugar fui interrogada por varios tipos y recuerdo que pude ver un tipo que calzaba unas botas largas que era lo único que alcance a ver, me interrogaron sobre las conversaciones telefónicas que había tenido (mi teléfono estaba intervenido), mientras me interrogaban me golpeaban con la mano abierta, eran tremendos golpes que me hacían caer al piso, esa misma noche después de esta rutina de tortura a golpes y de interrogación, fui entregada definitivamente a la C.N.I”.

“Esa misma noche me trasladaron a la C.N.I. de Santiago fui enviada a Villa Grimaldi apenas llegué comenzaron a interrogarme con golpes de puño, patadas, palos, asfixia por ahorcamiento, me utilizaron como señuelo para detener a otras personas cosa que lograron ya que me hicieron juntarme con gente que conocía y que era militante del MIR una vez ahí los agentes de la C.N.I detenían a las personas, luego volví a Villa Grimaldi donde me volvían a torturar pero ahora me pusieron corriente me hicieron la parrilla poniéndome corriente en el cuerpo entero hasta quedar inconsciente esto fue muchas veces, los que me torturaban eran hombres quienes además de aplicarme corriente me violaron, me mantenían amarrada a la parrilla en la que ponían corriente y usaban eso para agredirme sexualmente de diversas maneras aparte de las violaciones, había un hombre que decía ser médico y que me podía hipnotizar, el me obligó a bailar y a ingerir sustancias que eran drogas no se cual droga, una vez media aturdida por las drogas me desnudó y me manoseó completa estando yo amarrada y me trato de violar, me sometió a vejámenes sexuales».

“Recuerdo que en ese recinto no habíamos más de seis personas como prisioneros, recuerdo un día que ya era muy tarde y llegaron autos, vi las luces y sentí el ruido, entraron a Villa Grimaldi y se me acercó un tipo que me había interrogado, y me aprieta un pecho y me insulta, después de haber sido brutalmente torturada física y psicológicamente, agredida sexualmente, drogada y humillada. El día doce de diciembre me pasan a la fiscalía militar, llegamos a la fiscalía militar y me tomaron 12 declaraciones, no recuerdo a las personas que me interrogaron ya que estaba muy choqueada, golpeada, cansada y me dolía todo el cuerpo, me fotografiaron para la prensa y la televisión, durante todo este tiempo estuve incomunicada, esto duró hasta el 16 de Diciembre aproximadamente y quede en libre plática en el Centro de Rehabilitación Femenino, fui procesada bajo el procedimiento que se usa en tiempos de guerra, me amnistiaron y salí de la cárcel el 12 de Mayo de 1987, cuando esto paso fui amenazada, agentes me dijeron que me volvería a pasar lo que ya me había pasado, y que ahora me matarían, que me fuera del país, debido a esto quede bajo la protección del CIME, y me fui a Suecia en Mayo. Tuve prohibición de ingresar a Chile hasta Marzo de 1987, cuando se publicó una lista en la cual yo estaba y me autorizaban a ingresar, es cuanto puedo recordar, lo que hago con mucho dolor y sufrimiento. Por lo señalado anteriormente fui calificada como una Víctima de Prisión Política y Tortura”.

| LO MAS LEIDO